Las fachadas sometidas a condiciones de elevada humedad, como por ejemplo en zonas costeras o zonas geográficas con clima agresivos, deben de ser protegidas con revestimientos especialmente impermeables al agua de lluvia y transpirables al vapor de agua.

En general, estas fachadas presentan patologías generadas por la humedad: formación de moho, caleo… por lo que se recomienda la aplicación de revestimientos con baja tensión de film y protección antimoho.
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Tags